Categorías
Blog

¿Cobro de servicios profesionales con tarjeta por teléfono? ¡Sí, gracias!

En la escuela nos enseñaron lo que son las profesiones liberales: aquellas ocupaciones en las que un profesional cualificado ofrece un servicio técnico de algún tipo (normalmente basado en su experticia en una materia) directamente a un cliente; las cosas han cambiado y hoy sería algo así como un autónomo, pero con más caché, y frecuentemente con un colegio profesional detrás.

Médicos, abogados o arquitectos son los ejemplos más claros de estos profesionales, sin olvidar a notarios, periodistas, psicólogos, farmacéuticos, ingenieros, profesores, escritores, diseñadores, contables o asesores y consultores de todo tipo y condición. Como decimos, las cosas han cambiado; hoy en día el pago telefónico seguro por teléfono es un recurso que deben tener muy en cuenta. Nos explicamos.

¿Cómo cobra sus servicios un profesional?

Peliaguda cuestión a la que no quisiéramos responder “tarde, mal y nunca”, aunque por desgracia a veces sería la respuesta más certera… El caso es que lo habitual es la emisión de una factura, su remisión al cliente y una espera más o menos prolongada y más o menos incierta hasta recibir el pago mediante un ingreso en cuenta bancaria.

Pero a estas alturas los servicios ya no se prestan como antes. No es extraño que los servicios de un abogado, la sesión de un coach o la consulta de un veterinario se realicen por vía telefónica de manera regular; es más, para algunos profesionales constituye la forma habitual de funcionamiento de su negocio o medio de vida.

¿Y cuál es el método que suelen usar ahora mismo estos profesionales para cobrar sus servicios? Principalmente tres:

  • Números de tarificación especial. Los famosos 807 y compañía, siempre sospechosos para el cliente. En estos casos el profesional trabaja por así decir “a destajo” (tantos minutos de prestación de servicios, tantos euros).
  • Programas de suscripción. Normalmente el cliente debe suscribirse online a un servicio de pago periódico por el que contrata ciertas prestaciones, medidas en número de consultas mensuales por ejemplo.

Sistemas por pasarela de pago. Son mecanismos digitales perfectamente legales y seguros pero bastante complejos (mira el caso del Consejo General de Abogacía del Estado) y con frecuencia inaccesibles a profesionales

Pago con tarjeta

La solución PAYby CALL

Existen métodos más eficientes que la tarificación especial (con el cliente más atento al reloj que otra cosa), que los programas de suscripción (poco atractivos para clientes ocasionales), que las pasarelas de pago (siempre complejas, con numerosos requisitos y pasos). El sistema de cobro IVR (respuesta de voz interactiva), sin ir más lejos.

En este sistema, el cliente es atendido de manera convencional excepto en el momento del pago, cuando el agente (en este caso el profesional) establece el importe y redirige su llamada a un sistema automatizado. Este sistema solicita al cliente los datos de la tarjeta y los remite a la entidad bancaria titular para la gestión del pago. Sin intervención humana, sin guardado de datos. Esto garantiza un máximo nivel de seguridad de esos datos que le vale la certificación PCI-DSS de nivel 1.

Plenamente asentado en otros modelos de negocio como pueden ser el comercio electrónico, los call centers del telemarketing o incluso las entidades públicas que realicen cobros de tarjeta de crédito por teléfono (como es el caso del Ajuntament de Barcelona para el pago de tasas y multas), el pago telefónico seguro con tarjeta de crédito tiene poderosas razones como pueden ser menores gastos de gestión, mayor fluidez en la comunicación omnicanal (si también hay una web o despacho físico) y ante todo total seguridad a ambas partes.

Amplía tus horizontes de negocio y asegura tus cobros

Los profesionales sois uno de los motores económicos del mundo, y para seguir siendo competitivos hay que saber evolucionar y adaptarse a los tiempos… ¡Pero pisando sobre seguro!