Categorías
Blog

Siempre habrá riesgo de fraude cuando son operadores humanos los que gestionan cobros por teléfono vía tarjeta de crédito

Hoy por hoy, y a pesar de las profundas y sorprendentes innovaciones que se están produciendo en el sector de los cobros automatizados por teléfono, aún existen un sinfín de empresas que continúan gestionando cobros por teléfono vía tarjeta de crédito a través de operadores humanos.

Desde empresas de telemarketing hasta ONGs, recobros o retail, el problema ya no reside simplemente en que estos negocios utilicen protocolos que entrañan un enorme riesgo de fraude para sus clientes y usuarios, sino que los propios usuarios entienden esta práctica como algo normal que no comporta riesgo alguno.

Y es que aunque resulte más propio de una impactante noticia del periódico que de la realidad tal y como es, cada vez que ofrecemos nuestra tarjeta de crédito a un operador humano por teléfono, nos arriesgamos a que nos vacíen la cuenta bancaria en cuestión de minutos. Porque al fin y al cabo, ¿quién sería capaz de diferenciar por teléfono a un operador real de la empresa con la que hemos contratado de uno falso pero que se comporta exactamente igual?

Los estafadores se aprovechan de esta confianza y desconocimiento para cometer miles de fraudes cada día en todo el mundo

Porque lamentablemente, los profesionales del fraude y el “vishing”(*)  de datos de tarjetas de crédito son especialistas en el suplantamiento de empresas que gozan de credibilidad y confianza a nivel nacional, así como verdaderos expertos en inventarse empresas fantasma que prometen regalos gratis, ofertas increíbles o la posibilidad de ganar premios con los que uno sólo podría soñar a cambio de un pequeño cobro por tarjeta de crédito vía teléfono en ese momento.

Y esto no sólo es un problema para el usuario, que por supuesto es el mayor perjudicado de la estafa, sino también para la empresa real a la que el estafador suplanta, que pierde la credibilidad y la confianza de sus clientes precisamente por haberles acostumbrado a gestionar el dato de sus tarjetas a través de operadores humanos.

(*) El vishing es una combinación de las palabras «voz» y “phishing”. Se refiere a estafas de phishing que se hacen por teléfono.

¿Cómo puede una empresa evitar que se produzcan este tipo de estafas entre sus clientes?

Dos son los principales pasos para conseguir evitar, en la medida de lo posible, cualquier tipo de responsabilidad derivada de una mala práctica con respecto al cobro por tarjeta de crédito vía llamada de teléfono:

  • Adoptar un sistema de gestión de cobros por teléfono en el que no sea en ningún momento un operador humano el que registre o gestione los datos de la tarjeta del cliente, sino un sistema automatizado que una vez transmita los datos correspondientes, los elimine por completo de su almacenamiento de forma que se produzca una transmisión de la información rápida, segura y confidencial.
  • Informar constante y convenientemente a sus usuarios de que ningún operador humano de su empresa o compañía le pedirá nunca los datos de su tarjeta de crédito, ya que es un sistema automatizado el que se encarga de hacerlo. Asimismo, deberá informársele de a quién contactar a la mayor brevedad posible en caso de que reciban una llamada telefónica en la que un supuesto operador de su empresa le pida dichos datos.

Descubra PayByCall, la solución automatizada para el cobro por tarjeta de crédito vía llamada de teléfono

PayByCall es un sistema automatizado que se encarga de gestionar el proceso de cobro por tarjeta de crédito de forma segura, responsable y confidencial, sin almacenar en ningún momento los datos de la tarjeta de sus usuarios.

De esta forma, en cuanto el usuario transmita los datos de su tarjeta a la aplicación y ésta los envíe automáticamente al banco correspondiente para que tramite el cobro, no quedará registro alguno en ninguna parte de dichos datos.

Reduzca los fraudes en su empresa y comience a adoptar las medidas necesarias para garantizar la protección de sus usuarios. Contacte con nuestro equipo, sin compromiso.